Es un hecho que las tiendas online pueden ser una muy buena plataforma para cualquier empresa o persona que quiera ampliar su mercado y expandir sus canales de ventas, basta con contratar un web hosting, un creador de sitios que permita desarrollar una tienda y listo, pero muchos empresarios desconocen que esto también representa un reto muy importante.

En la práctica las tiendas online son, en algunos sentidos, muy diferentes a las tiendas tradicionales, sobre todo porque la primera opción reduce costos de manera muy evidente, mientras que una tienda física representa gastos de nómina, renta, mantenimiento, etc., requiriendo al final una mayor inversión.

Por otro lado, las tiendas online pueden comercializar artículos como películas, música o libros, que pueden ser distribuidos desde un servidor hasta la computadora del cliente que los adquiera, esto sin duda es un gran beneficio, pero es importante conocer los pormenores de este medio antes de tomar la decisión de incluirlo en nuestro plan de comercialización.

Imagen Original de:
http://ticsyformacion.com

Pero antes de continuar, es importante mencionar que la historia de las tiendas online es mucho más antigua de lo que la gente imagina.

En el año 1979, nació Videotex*, una empresa británica que se dedicaba a vender hojas con textos informativos. Desde una computadora se le podía pedir a esa empresa cualquier tipo de información, la cual enviaba a sus clientes, desde reportes del estado del tiempo hasta información de la bolsa de valores y todo en tiempo real.

Fue un gran éxito, y no pasó mucho tiempo antes de que otras empresas copiasen su modelo de negocio.

Ésta innovadora idea de enviar información por un medio electrónico fue evolucionando hasta convertirse en la primer tienda online en el año de 1994, esto sucedió cuando Pizza Hut, la famosa cadena de pizzerías, fue la primera empresa en ofrecer un producto tangible a sus clientes por internet.

 

En un principio, la mayoría de la sucursales reconocían que las compras por este medio eran bastante limitadas, pero en poco más de 10 años todos los locales de esta franquicia incluían la opción de compra online, abriendo así el camino para miles de empresas en el mundo.

Es un hecho que muchos han logrado aprovechar las ventajas de este medio y alcanzar un éxito impresionante al comercializar sus productos o servicios en Internet, pero también han descubierto las muchas desventajas que presentan las tiendas online, las cuales han superado para alcanzar el éxito.

A continuación conoceremos dichas ventajas y desventajas, las cuales debemos considerar antes de iniciar operaciones en este increíble medio.

Ventajas de una tienda online

No es un secreto que la necesidad de inversión inicial de una tienda online es mucho menor que los de una tienda tradicional, esto puede beneficiar a tu empresa y llevarla a un nuevo nivel de comercialización.

Por lo regular la principal inversión involucra la creación de nuestra página de internet, su mantenimiento, el pago del servidor y la compra del dominio.

Con respecto al horario de trabajo, nosotros podemos definir las horas, las fechas de las vacaciones y los descansos, porque en realidad atender una tienda online es en realidad un trabajo sin horario.

Por otro lado, una tienda online te da la posibilidad  de vender las 24 horas los 365 días en cualquier parte del mundo y cabe mencionar que una de las mayores ventajas de los negocios a través de Internet es que permiten la desaparición de las barreras de los horarios comerciales de los países.

A esto muchos lo llaman “flexibilidad geográfica”, puesto que podemos trabajar desde cualquier parte del mundo sin importar la hora, solo contando con una conexión a Internet.

Es un hecho que abrir una tienda online puede brindarnos una segunda fuente de ingresos, al no ser nuestra principal actividad económica y no olvidemos que el alcance que pueden lograr nuestros productos con una tienda online ahora es global, por lo que podemos llegar a una mayor parte del mercado y aumentar nuestros clientes potenciales.

Esto se oye verdaderamente bien, y lo es, pero no podemos disfrutar las ventajas si ignoramos las desventajas que este medio también presenta.

Desventajas de una tienda online

Muchas personas aún no confían en internet, pues creen que algunos sitios no les ofrecen la seguridad necesaria para realizar este tipo de transacciones, aunque el producto que necesiten esté más barato en la tienda tradicional.

En otras palabras, la principal desventaja de este medio, es que se enfrenta a la desconfianza de muchos clientes nuevos.

Por lo regular, algunos de los factores que hacen que las personas no compren en las tiendas online son las incertidumbres y las dudas, muchas veces relacionadas con los pagos y con las entregas de lo que compran.

Y esto es muy lógico, ya que una tienda online es algo 100% intangible para el cliente.

Existen muchas empresas fraudulentas y debido a esto, sus páginas no ofrecen una dirección de donde se ubican físicamente, tampoco hay teléfonos de contacto y no presentan información clara en el  idioma del cliente, sin duda, esto hace pensar a muchos clientes que todas las tiendas online son iguales.

Es importante mencionar también que para crear una tienda online es necesario tener conocimientos en sistemas y tecnologías, de lo contrario debemos contratar un experto en esta área para tener la certeza de que todo está funcionando perfectamente y esto aumentará nuestra inversión.

Muchos empresarios descubren que los problemas de envío generan una desventaja ya que el producto no llega de forma inmediata o en buenas condiciones a las manos del comprador, esto es debido a la contratación de un tercero para realizar la entrega de nuestro producto, tanto a nivel nacional como internacional.

Las tardanzas en las entregas o las condiciones en las que recibieron el producto que compraron llegan a generar muchas molestias en los clientes y esto hace que no quieran volver a comprar en una tienda online.

Algo muy real es que una tienda online no es una receta para conseguir el éxito y tampoco lo garantiza, los ingresos que genere la tienda serán variables y por lo tanto no tendremos la seguridad de obtener ingresos fijos cada mes.

Conclusión

Para lograr el éxito de nuestra tienda online, primero debemos posicionar nuestro sitio web, esto requiere estrategias que fortalezcan a nuestra empresa; un plan de mercadotecnia que incluya análisis de mercado, estrategias en redes sociales, estudio de los competidores, etc., por eso, contar con el apoyo de un especialista puede hacer la diferencia, sin su ayuda, nuestra tienda online puede conocer el debut y la despedida en cuestión de semanas.

¿Qué otras ventajas y desventajas has encontrado al vender en una tienda online?

Fuente: Actitud Publicitaria